Mascarillas

Todas las mascarillas faciales ofrecen a la piel del rostro ventajas que no conseguimos con cremas normales. En general, aportan hidratación, limpieza y luminosidad, así como otras propiedades específicas como efecto anti-edad o anti-ancé, según la necesidad de cada piel. Es por esto que las mascarillas son capaces de incidir en el mantenimiento y la belleza de la dermis facial.

Las diferentes fórmulas de las mascarillas, contienen altísimas concentraciones de principios activos, lo que las hace actuar más rápido, de una forma casi instantánea, luego de preparar la piel de manera apropiada. Además, las mascarillas no solo actúan en la capa superficial de la piel, como es el caso de las cremas convencionales, sino que también tienen efecto más profundo, en la epidermis.

” type=”text/javascript”>